Skip to main content

Perú y Colombia figuran entre los países más afectados por el cambio climático

Los sectores pesqueros de los dos países figuran entre los más afectados en Suramérica por este problema, según pronosticó un estudio internacional difundido por la revista Fish and Fisheries. La destrucción de los arrecifes, la irrupción de mares en hábitat de agua dulce y el mayor número de tormentas costeras resultantes del aumento de la temperatura supondrán dificultades sin precedente para millones de personas en países dependientes de la pesca en Suramérica, África y Asia, agregó.

La investigación, que identifica por primera vez a 132 naciones vulnerables al cambio climático en su industria pesquera, fue realizada por científicos del Centro Mundial de la Pesca, de universidades inglesas y alemanas, así como de la Comisión del Río Mekong (Vietnam).

Los científicos basaron su evaluación en factores ambientales, riqueza pesquera, dieta y economía. El informe indica que en la región norte de Suramérica, principalmente Colombia y Perú, el cambio climático podría alterar las corrientes costeras que son hábitat de anchoas, sardinas y otras variedades ictiológicas. Como ejemplo se citan los cambios causados por el fenómeno de El Niño que han demostrado que un aumento de las temperaturas oceánicas podría provocar una declinación en las poblaciones de anchoas.
   
La vulnerabilidad de Colombia y Perú se explica por el alto volumen de captura destinada a la exportación y los cambios importantes en la temperatura previstos para el 2050, señala.
   
Sin embargo, el estudio destaca que las economías de esos países son más grandes o sus índices de desarrollo más elevados que los de las naciones vulnerables africanas, "lo que representa una mayor capacidad de adaptación para afrontar las posibles repercusiones del cambio climático".

El reto para Colombia y Perú es reducir la vulnerabilidad con una mejor gestión de los recursos pesqueros, la planificación de la adaptación a largo plazo y el fomento de la investigación científica, dice el informe. Los países que necesitan más atención no son necesariamente los que sufran el mayor impacto sobre su riqueza pesquera, según explican los científicos. Más bien, serán naciones en las que la riqueza ictiológica representa una mayor influencia en la dieta, el ingreso y el comercio y que tienen escasa capacidad para adaptarse a los problemas causados por el cambio climático.
   
Al respecto señalan que en países vulnerables el pescado representa el 27 por ciento del consumo de proteínas, en tanto que para los no afectados ese consumo es de sólo 13 por ciento. Los países vulnerables identificados por el estudio producen el 20 por ciento de la pesca mundial y deberían ser prioritarios en los esfuerzos de adaptación que permitan afrontar los efectos del cambio climático, según los científicos.
   
"Desde una perspectiva estrictamente ambiental, los países de las latitudes altas sufrirán el mayor impacto en su riqueza pesquera como consecuencia del cambio climático", manifestó Edward Allison, director de política, economía y ciencias sociales del Centro Mundial de la Pesca. "Pero, desde el punto de vista económico, los habitantes de los trópicos y los subtrópicos probablemente sean los que más sufran por la importancia de la pesca en su dieta y porque tienen una capacidad limitada para desarrollar otras fuentes de ingreso y alimentación", añadió.

Allison, autor del informe, hizo un llamamiento a los organismos financieros mundiales para que ayuden a los países más vulnerables. "El daño se multiplicará a menos que los gobiernos y las instituciones internacionales, como el Banco Mundial, actúen ahora e incluyan al sector pesquero en planes para afrontar el cambio climático", agregó. "Los problemas causados por el cambio climático son de por sí graves. Lo que los empeorará serán las debilidades económicas e institucionales de los países vulnerables", indicó Steve Hall, director general del Centro Mundial de la Pesca. "Las industrias ictiológicas ya están bajo enorme presión debido a la pesca excesiva, la pérdida de hábitat, la contaminación y toda una serie de otros factores", añadió.

Fuente: www.nuestromar.org (cc)