Investigarán en Bolivia la vulnerabilidad frente a desastres naturales o antrópicos

El Programa Nacional de Cambio Climático (PNCC) ejecutará un estudio para identificar las variables que determinan el grado de vulnerabilidad de una población frente a amenazas naturales o causadas por el ser humano. La intención última es identificar los riesgos a los que está expuesta la sociedad, con el fin de elaborar políticas preventivas.

El responsable del Mecanismo Nacional de Adaptación al Cambio Climático, Ivar Arana, explicó que su oficina trabajará hasta medio año en la cuantificación de la vulnerabilidad de la población frente al cambio climático.

Los investigadores están en el proceso de identificar los indicadores de vulnerabilidad más apropiados para el país. Las variables “nivel de ingresos” y “calidad de vivienda” son, por ejemplo, importantes indicadores del grado de vulnerabilidad de una comunidad, sin embargo no determinan la vulnerabilidad directamente. Por eso se prevé que la cuantificación será compleja.

Hasta ahora la falta de información sobre el tema de riesgos y desastres naturales ha derivado en una ausencia de políticas para prevenir los estragos de la naturaleza o de la acción humana. En las últimas dos semanas, se reportó oficialmente el cierre de las carreteras antigua y nueva a Santa Cruz por efecto de las lluvias.

Según Arana, en Bolivia los desastres, como la interrupción de carreteras, las sequías, las riadas, la pérdida de viviendas, ascienden a un 4 por ciento de daños y pérdidas en términos del Producto Interno Bruto, equivalente a 700 millones de dólares.

Ante la falta de políticas de gestión de riesgos, la tarea del gobierno ha estado concentrada en solucionar los desastres ya concretados sin poder actuar para prevenirlos.

Arana explicó que el riesgo es la combinación entre una amenaza (natural o antrópica) y la vulnerabilidad (de una comunidad o terreno), mientras que un desastre es el riesgo no manejado o no prevenido. Por eso es que la gestión del riesgo implica que éste sea identificado a partir de la cuantificación de la vulnerabilidad y del grado de amenaza (sísmica, de contaminación, derrumbes, etcétera).

El plan de la oficina dirigida por Arana, que depende del Programa Nacional de Cambio Climático, es avanzar en la definición de políticas públicas que vayan más allá de la prevención de riesgos, es decir hacia la adaptación al cambio climático.

Contacto:
Ivar Arana, especialista en cambio climático, [email protected].

Fuente: http://www.pieb.com.bo 

Temas relacionados: 

Comenta en Facebook