Desarrollo y sostenibilidad

torre de enfriamiento(Por Juan Eliécer Ramírez*) Coincido con David Barkin -Prof. Universidad Autónoma Metropolitana, México; Premio Nacional de Economía Política-, quien afirma: “No podemos esperar a que los expertos se pongan de acuerdo para definir el desarrollo sostenible o a que las naciones latinoamericanas se comprometan a implementar estrategias idóneas. Enfrentar las contradicciones ecológicas de los sistemas productivos es una necesidad impostergable.” 

Los avances en nuestra visión holística del desarrollo sostenible, marchan paralelos a la creciente receptividad que recibimos en el proceso de construcción del Movimiento Ecológico de Venezuela (Movev), que desde su oportuno lanzamiento como el Partido Verde venezolano, asume un compromiso solemne y esencial con las presentes y futuras generaciones de compatriotas, que a gritos le exigen al nuevo liderazgo que emerge, enfrentar los retos de la supervivencia de la humanidad con visión, inteligencia y tenacidad, trascendiendo el modelo cupular, clientelar y autoritario de la partidocracia imperante por uno que garantice la más amplia participación ciudadana en el perfeccionamiento de la democracia o en la invención de un nuevo paradigma, más avanzado y más humano.

No le tememos a la incorporación masiva de grupos sociales de base como paso ineludible para establecer estrategias económicas que incluyan la conservación del ambiente, ese será uno de nuestros mayores retos. Es imprescindible diseñar y ejecutar políticas que faciliten esa incorporación, como parte del plan para revertir la terrible polarización y promover la sustentabilidad como la tercera vía, de la cual el Movev es abanderado.

Enfrentar los retos del desarrollo sostenible no consiste sólo en cuestionar nuestros patrones y prioridades de vida: también es poner en tela de juicio los valores básicos y el funcionamiento de los grupos más poderosos en todo el mundo. Para esta tarea es preciso entender los problemas y plantear soluciones. Educar para avanzar hacia la sostenibilidad es cuestionar todo y sembrar desde la escuela una semilla de optimismo en la sociedad.

El desarrollo sostenible no es una meta: es un proceso que tendrá que abarcar a todos, un camino que tendremos que recorrer juntos para que la humanidad tenga la opción de perdurar. El diagnóstico revela que las crisis derivan de los avances del proyecto civilizatorio de moda: avances en la tecnología; aumentos en la producción y en la integración nacional e internacional y en sus secuelas, como pueden serlo la polarización social con un aumento inaceptable de pobres y la profundización de su tragedia; la escasez de servicios básicos; la destrucción y la degradación del ambiente, bosques y selva, océanos y ríos, y los demás ecosistemas que albergan la vida y los medios para mantenernos en el planeta. Es evidente la necesidad de modificar el actual modelo de desarrollo. Ayúdanos a reiventar uno mejor. [email protected]

*Presidente de la A. C. “Brújula Ecológica” y Miembro Fundador del Movimiento Ecológico de Venezuela (Movev).
Fotografía de Amio Cajander en Flickr (cc)

Temas relacionados: 

Comenta en Facebook